Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Publicado el nov 20, 2012 en Moda | 0 comentarios

Petit Vintage Market, el mercadillo online

El Petit Vintage Market es una de las iniciativas de moda más interesantes de las que hemos tenido noticia en los últimos tiempos. No es exactamente una tienda online, sino más bien un lugar en el que comprar, alquilar, vender o intercambiar prendas de ropa (y otros artículos de decoración o útiles) que rescatan el estilo y el espíritu de otras épocas. A través de su web oficial y sus canales de Facebook y Twitter promocionan su catálogo, que está disponible en Caracas, Buenos Aires y México. Por si fuera poco, también ofrecen preciosos diseños de piezas artesanales creadas por varios artistas.

Valentina Martínez es la CEO del Petit, y nos explica que no es fácil dedicarse a recuperar estas prendas en los tiempos que corren: “El aumento en los niveles de consumo ha producido mucha más ropa de 20 años para acá que en todo el resto del siglo veinte y esto hace que la búsqueda de piezas de épocas específicas sea un trabajo de hormiguita”, explica, y se apresura a puntualizar que la motivación inicial de su iniciativa es disfrutar: “El Petit nace con la intención de ofrecer una experiencia placentera para quienes como yo, consumen tendencias específicas que ya están fuera del mercado, pero también para quienes no lo hacen”.

Fotografía Carolina Burbano

La selección de las prendas y objetos se lleva a cabo siguiendo parámetros preestablecidos de utilidad, valor simbólico y afinidad estética. Según Valentina, el Petit Vintage Market busca “la belleza en lo cotidiano” e intenta rescatarla “de un destino de inutilidad”: “Así esperamos alentar el consumo responsable y contribuir a la preservación de cosas interesantes que nos hablen de la forma en la que han evolucionado nuestras sociedades”. Sí, esta iniciativa tiene una profundidad y un mensaje de fondo: “Creemos en el vintage como manifestación cultural de decepción ante la promesa de la modernidad y la pérdida de fe en el progreso. Es un statement a favor de la expresión individual y un tributo romántico hacia nuestra historia reciente”, dice.

“Me incorporé al circuito de compra-venta de ropa usada hace 15 años cuando viví varios meses en Canadá”, recuerda Valentina. “Ahí conocí a un veterano de guerra que tenía una tiendita hermosa con una selección de ropa de los años 70s que hasta ahora es de las que más me han impresionado. Compré dos pantalones acampanados que son un símbolo del paso del tiempo en mi propia vida. No los vendo, ni siquiera me animo a intervenirlos y aunque entonces no me atreví a imaginarme un emprendimiento como ese, decidí comenzar a procurarme mi propia colección”, agrega mientras rememora los inicios de esta experiencia.

Conviene darse un paseo por el catálogo del Petit para mirar las bonitas prendas y objetos disponibles. Además, así ayudaremos a potenciar el consumo responsable, como nos explica Valentina: “Al poner gran parte a la venta y el resto en alquiler, las piezas aumentan su potencial de uso, yo combato mi propia tendencia a la acumulación innecesaria y todos contribuimos a que la ropa circule”, dice, y se despide con un guiño de entusiasmo: “Como su nombre lo dice, es una pequeña iniciativa, pero a mí me llena diariamente de grandes bendiciones”.

Pinterest

Enviar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>