Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Publicado el mar 1, 2017 en Relaciones | 0 comentarios

Cómo sobrevivir a los suegros

los suegros

A menudo suele creerse que las relaciones de pareja se hacen solamente entre dos personas y que nadie más va a entrar en ella como para sabotearla o complicar asuntos que sólo son competencia de la pareja. Pero esta es una realidad muy apartada de lo que sucede. ¿Por qué? Porque no son pocas las personas que se sienten legítimas para formar parte de la relación y para permitirse opinar y ser una autoridad en ellas. Los suegros son una de esas figuras que –a diferencia de las amistades y otros familiares- no pueden dejar de tener un lugar en la relación. Pero, ¿cómo podemos sobrevivir a ellos?

Estar o no estar

Cada relación es un mundo en sí misma. No podemos, por eso, generalizarlas y pretender que una manera de actuar pueda o logre coincidir en todas. Sin embargo, sí existe algo que todas contienen: el poder de decisión. Nadie le puede quitar a ambos decidir qué es lo mejor y qué no para la relación.

Esto nos lleva a un plano de mayor cuestionamiento sobre la necesidad o no de incorporar a alguno de los suegros de ambos en la relación y, de allí, podemos pasar a medir cuál será el rango de acción que tendrán los suegros dentro de la relación. Es decir, qué tanta participación tendrán en las decisiones (las más grandes, sobre todo) y qué tanto no lo tendrán.

Tolerancia

Si no estamos muy de acuerdo con la participación de nuestros suegros en ningún lado de la relación, entonces ya va siendo tiempo de que tomemos medidas necesarias para que ese desacuerdo no se convierta en uno de los grandes problemas de la relación.

El primero de ellos debería ser que aprendamos a tolerar. Tolerar no significa simplemente “soportar” a alguien, tampoco se trata de aguantar a nuestros suegros forzadamente. Se trata, en cambio, de intentar crear un espacio de convivencia que permita que la discusión sobre asuntos que competen a ambos sea más sencilla y amable.

Compartir con los suegros

Y, para eso, compartir con nuestros suegros es una regla de oro si no deseamos que la relación tenga siempre esa piedra de tranca. Puede que un día nuestros suegros lleguen emocionados porque encontraron cruceros ofertas fascinantes y desean que nosotros compartamos con ellos ese viaje.

¿Qué les diremos? ¿Qué no deseamos ir a nada? La relación, inevitablemente, se va a desgastar y no podremos dejar de estar afectados por este motivo si no aprendemos con tiempo y con paciencia que nuestros suegros siempre van a ser una figura en la relación. Y si no podemos con ellos, ¡nos le uniremos!

Pinterest

Enviar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>