Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Publicado el jun 10, 2017 en Relaciones | 0 comentarios

El rechazo a un pretendiente

el rechazo

El amor es un árbol de muchas ramas pero cuyas raíces pueden moverse cuando quieran. Es fundamental comprender que no siempre aquello que nos ata en el amor debe encadenarnos sin motivos. Pero, ¿qué sucede si nosotras lo comprendemos pero no quienes nos están cortejando? ¿Qué pasa cuando pasamos de la pequeña incomodidad al miedo? No son pocas las mujeres que han sufrido el paso del cortejo al acoso, pero tampoco son muchas las que se atreven a reconocerlo y poner cartas en el asunto para evitar males mayores. Aquí comentamos un poco más sobre el rechazo a un pretendiente.

Reconocimiento

Muchos especialistas coinciden en que el primer enemigo de las mujeres que sufren la insistencia de pretendientes que fueron rechazados es la de quedarse calladas y no hacer nada. Este es un error que puede salir muy caro porque el acoso suele ser un punto de no retorno para los “agresores”.

Así que debemos reconocer cuando el cortejo ya se está convirtiendo en cuestión de peligro. El rechazo es parte de las reglas del juego del cortejo porque nada de lo que hagamos para gustarle a una persona tiene por qué traducirse en que desee salir con nosotros. ¡Incluso ya lo hemos vivido en carne propia!

El rechazo es suficiente

Reconocerlo, entonces, es una de las acciones fundamentales para evitar males mayores: podemos, así, tratar de tomar medidas necesarias e incluso conseguir algo de apoyo. Ante todo, debemos empezar por reconocer que el rechazo debe ser suficiente.

Unas palabras educadas, pero sentidas, incluso un gesto piadoso, de comprensión, son las herramientas que pueden (y a veces deben) acompañarnos para que el rechazo sea comprendido y asimilado por ambas partes.

Y eso debe bastar. Las réplicas a nuestra expresión de rechazo pueden ser oídas, pero no tienen porque ser correspondidas. Ya hemos dado nuestras razones. ¿Pero qué sucede si el ahora ex-pretendiente empieza a aparecer por nuestra oficinas caracas?

Límites

Entonces ya sabremos que los límites han sido dejado atrás y que ya serán necesarias medidas un tanto más fuerte. Las respuestas ahora deben ser más contundentes y las comunicaciones más reducidas (comunicarse es el mayor móvil y satisfacción de los acosadores).

Y si nada de esto es suficiente, entonces no hacemos mal si pedimos apoyo a familiares y amigos. Tampoco será excesivo intentar acudir a las instituciones públicas solicitando la colaboración. Es mejor prevenir que lamentar.

Pinterest

Enviar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>