Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Publicado el feb 1, 2017 en Relaciones | 0 comentarios

El desarrollo sexual en las niñas

El desarrollo sexual en las niñas

La pubertad es la etapa del ser humano donde se sufren las transformaciones físicas y psíquicas más profundas, con sacudidas que preparan al individuo para la edad adulta y especialmente aportan la capacidad de reproducción. Tal alboroto corporal no podría de ninguna forma dejar a la mente al margen,  psíquicamente los cambios son notorios y empiezan a verse de otra manera. Se establecen relaciones distintas con los amigos, crece la curiosidad por el propio cuerpo y nace el interés y la intranquilidad por el sexo.

La situación en casa sufre una metamorfosis, ya que los  padres e hijos aprenden una forma nueva de ver juntos las cosas, ensayan un nuevo  trato y determinan nuevas reglas del juego, a veces su instinto sobreprotector quisiera instalar puertas de seguridad y dejarles cautivos, pero  lo correcto en estos casos es asumir el cambio con serenidad y brindar confianza y seguridad al adolescente para ayudarle a comprender el cambio que afronta. Los cambios sin difíciles de asimilar, así como la odontologia estetica, pero los resultados al final resultan satisfactorios.

La Pubertad inicia primero en las niñas

En las niñas, generalmente hacia los 8, 9 o 10 años y de forma apenas advertida los ovarios entran en acción y secretan al cabo de unos meses las hormonas sexuales femeninas y que pasan al torrente sanguíneo. La sangre transporta por todo el organismo estos compuestos químicos y sus efectos son contundentes en la mayoría de los órganos, la transformación física más evidentes  que ocasionan las hormonas sexuales femeninas son el desarrollo de los pechos, la aparición de vello en las axilas y en el pubis, el ensanchamiento de las  caderas y una acumulación de grasa en nalgas y muslos.  Las hormonas incita también el desarrollo de los órganos reproductores internos, en concreto el del útero y la vagina y la configuración  adulta de los genitales externos.

Todos estos cambios surgen en el momento cumbre de la vida de la mujer, en la aparición de su primera menstruación, señal en que la niña deja su infancia e inicia su vida joven de adolecente. Es un proceso complejo y en algunos casos un poco aterrador para las niñas y para los padres, pero es parte de la naturaleza y debemos asumirlo con completa naturalidad y acudir a un especialista si es necesario para evaluar la salud física y mental de nuestras niñas y brindarle todo el apoyo y comprensión posible en su proceso de crecimiento.

Pinterest

Enviar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>