Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Publicado el jun 18, 2016 en Relaciones | 0 comentarios

La despedida de una amiga  

despedida de una amiga

Pocas cosas tan emocionalmente dolorosas para nosotras como que una amiga se vaya del país. Si bien la respaldamos en sus razones para hacerlo, y nuestros deseos son lo suficientemente buenos con ella, una parte de nosotras quiere que ella esté siempre allí cerca, al alcance de una llamada telefónica o un mensaje. Pocas cosas nos preparan para la despedida de una amiga. Aquí te damos algunos consejos.

El tiempo pasa

 

Tal vez lo que más nos duele de la situación sea que no podemos dejar de recordar todos los años que estuvimos compartiendo con nuestra amiga. Pareciera que el dolor aumentase en proporción a la cantidad de años que hemos pasado juntas.

Pero si algo debemos comprender es que el tiempo pasa. Y las perspectivas de vida cambian a medida que el tiempo pasa. Si un día nuestra mayor decisión consistía en elegir qué ropa colocarnos, luego qué carrera estudiar o qué trabajo tener, ahora la decisión es aún más complicada: ¿me quedo o no me quedo?

Así que aprender a respetar las decisiones de nuestras amigas es parte también del proceso de una amistad. Es innegable que apoyando sus decisiones la amistad va a seguir su rumbo y va a evitar los enojosos desencuentros.

Encuentros

Pero no todo son lágrimas en esos momentos. También podemos planificar encuentros, los más que podamos, para tratar de quedarnos con una buena y divertida imagen de esa amiga nuestra que siempre estuvo allí para oírnos llorar, reír o escuchar nuestras tonterías.

Una buena idea es hacer un breve viaje juntas. Seguramente tu amiga estará de acuerdo porque debe tener ya el “guayabo” o la tristeza por el país que está dejando, así que seguramente querrá llevarse una buena imagen de él.

Así que no nos conformemos con tan sólo hacer una cena y planeemos encuentros más divertidos. ¿Por qué no dedicar una noche a ver un maratón de sus películas favoritas? ¿O una noche a ver fotografías viejas de ambas y recordar viejos amores?

 

La despedida

 

Toda despedida es muy dolorosa. Nada en verdad nos prepara para ella. Para poder despedir, hay que tener mucho coraje y tal vez él no esté cuando ese momento nos llegue. Por eso lo mejor es tratar de ser sinceras con nuestras emociones y que salga lo que tiene que salir.

Y seguramente lo que expresaremos será todo lo que alguna vez fue, y seguirá siendo la amistad: risas, abrazos, cuentos y lágrimas. Por lo demás, existe un sentimiento que puede hacerle el contrapeso a ver cruzar la puerta de embarco a nuestra amiga: el sentimiento de que pronto nos veremos.

Pinterest

Enviar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>