Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Publicado el nov 16, 2017 en Belleza | 0 comentarios

Cuentos de cocina

cuentos de cocina

Pocos pueden relatar la emoción que deja en nuestras experiencias cocinar. Se trata de una de las labores más básicas, primitivas -por necesaria- de la humanidad: alimentarnos con creatividad e imaginación. Con una palabra siempre presente en esta labor: gusto. Los cuentos de cocina son los cuentos que nos permiten seguirle una trama detrás de cada una de nuestras preferencias en la cocinas. Cuentos hay muchos y los géneros bien podrían definirse a partir del número de personas que participan en esta suerte de ritual: estando solas, en pareja, en familia, en grupo de amigos. Cocinar sabiéndonos parte de un cuento, de un sabor especial, es una maravilla. Acá hablamos más al respecto.

En casa

Al estar en nuestra casa, no son pocas las labores que tenemos en frente. Pero cada una de ellas pueden volverse realmente tediosas si no las hacemos con algo más de entusiasmo: intentando que nuestra emoción las siga, buscándole el lado que más nos gusta, compartiendo y hablando sobre ello.

Para hacerlo, podemos empezar por lo más básico: habilitar el espacio en el que haremos la tarea con todo lo necesario para hacerla con todo el gusto. La música siempre ayuda, por ejemplo. En la cocina este es un buen apoyo, no lo es menos tener la seguridad de que trabajamos por cariño, que lo hacemos por placer.

Gustos de gustos

No son pocos los gustos que cada persona puede cosechar en la vida y que a la vez causen disgustos a otros. Cocinar es uno de ellos: a la mayoría de las personas les fastidia en gran manera que a otros les encante no solo cocinar para ellos sino también para otras personas.

Es un placer similar al que puede sentir cualquiera que lo ha convertido en un oficio, o que posee un oficio, como médicos, abogados, un comparador de seguros. Para gustos, hay colores, dice el dicho. Y es cierto: tener tanto gusto por la cocina que incluso nos gusta llevar cuenta de lo que hacemos, comentarlo, incluso escribirlo, es una cualidad que no pocos tienen. Es una felicidad clandestina, privada.

Cuentos de cocina: amar es cocinar

Amar es como cocinar: trabajamos con las manos, mentes y corazón sobre un objeto que amamos. Trabajamos para la vida: para sentir que estamos dentro de lo que la hace posible. Con los alimentos, con nuestra obra en base a ellos, recordemos lo que la vida es: una raíz inextinguible.

Amar la cocina es amar cada parte del mundo, de lo que somos ante ellos: sabemos que contamos con una actividad que, si pasa al lado del alma que es cuento, es porque está bien afincada en nosotros. Siempre tendremos un consuelo al que acudir.

Pinterest

Enviar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>