Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Publicado el jun 21, 2017 en Relaciones | 0 comentarios

Cómo manejar la ansiedad en una relación

cómo manejar la ansiedad

Cuando una persona decide acompañarnos en un momento de nuestra vida, entonces podemos suponer que estará allí no sólo para los momentos más luminosos sino también para aquellos en los que las sombras parecen apoderarse de nuestros ánimos. Pero es una suposición que no podemos convertir en un absoluto, mucho menos si desconocemos el talante de esa persona que nos acompaña: si puede o no lidiar con ese tipo de estados de ánimos en otras personas. La ansiedad es uno de esos estados que no siempre es sencillo de manipular. Aquí te contamos cómo manejar la ansiedad en una relación.

¿Hablar o no hablar?

La primera dificultad que vivimos cuando sufrimos de ansiedad es que sentimos que nos hacemos incomunicables: no podemos decir qué es lo que nos sucede. El pánico no tiene cara y lo único que reconocemos es lo mucho que aumenta y la velocidad en la que lo hace.

Esto puede suceder así con personas de nuestro entorno, incluso las íntimas, pero no debería ser así con nuestra pareja: ella es una persona de excepción con la que podemos tender puentes mucho más sólidos para comunicar aquello que no podemos decir con facilidad, ni siquiera a nosotras mismas. Hablar es siempre repararnos un poco.

Cómo manejar la ansiedad en pareja

El cariño que siente nuestra pareja hacia nosotros debería ser lo suficientemente sólido como para que soporte la embestida de un ataque de ansiedad. Pero si él no sabe cómo manejar la ansiedad ajena, puede que ese ataque sea mortal para la relación. Imagina si eso nos sucede cuando decidimos aprovechar ofertas cruceros y tomar un viaje juntos.

¿Qué hacer? Lo primero es reconocer si nuestra pareja tiene el talante especial como para hacer que tampoco se desmorone o se desencante con ese lado sombrío nuestro. Si no es este el caso, mucho podemos hacer para educarlo sobre cómo manejar la ansiedad en pareja.

De todo

No se trata de un adoctrinamiento, se trata de explicarle que puede que sea un estado de ánimo pasajero del que desconocemos cuáles son las razones y muy probablemente él no esté relacionado con lo que esté sucediendo.

Y si está relacionado con lo que sucede, ya tendremos un poco más identificadas las causas de nuestras preocupaciones: podemos entonces focalizar la ansiedad como un problema de pareja. Lo esencial es que no nos aislemos: la ansiedad también sabe devorar personas. Y no sólo a nosotras: puede alejarnos demasiado de aquello que es vital para nosotras.

Pinterest

Enviar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>