Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Publicado el oct 31, 2012 en Belleza | 0 comentarios

Pros y contras de utilizar Botox

El uso cosmético de la botulina está muy extendido en estos días como elemento anti-edad. Muchos no saben que la botulina (que se conoce coloquialmente como Botox, uno de sus nombres comerciales) es uno de los venenos más poderosos que existen. Sin embargo, una vez diluido, sus cualidades paralizantes se utilizan para detener el avance de las temidas arrugas. La forma de aplicarla es a través de pequeños pinchazos con agujas extra finas directamente en el músculo debajo de la piel. A partir de ese momento, el avance de las arrugas se detiene prácticamente en seco durante un periodo que varía entre tres y seis meses. En honor a la verdad, son muy extraños los casos en los que su aplicación genera reacciones adversas como alergia, náuseas o rigidez facial, pero sí existen ciertas desventajas que hay que tener en cuenta tanto como las ventajas.

El principal freno a cualquier operación estética es el miedo a un cambio definitivo que no podemos saber, a priori, que nos satisfará. Además de los posibles riesgos médicos, este temor a no quedar como nos gustaría (o a que se note que hemos pasado por el quirófano) y a tener luego que lidiar con nuestro propio aspecto físico constantemente disuade a muchas personas de someterse a este tipo de intervenciones. Luego está también el tema del elevado costo de una operación de cirugía plástica. El Botox se ha aprovechado de estas dudas para convertirse en una alternativa más segura, más barata y con efectos reversibles para lo bueno y lo malo.

La ventaja principal del Botox es que elimina al instante las arrugas y ofrece resultados durante muchos meses, a pesar del desagrado y dolor que produce la aplicación de las inyecciones. Inmediatamente después de los pinchazos tendremos una apariencia más juvenil y nos veremos más atractivas. Es una ventaja suficientemente poderosa, pero hay que prestar algo de atención a los problemas potenciales:

Entre las desventajas, la principal es que sus efectos tienen una duración finita. Es cierto que si tomamos en cuenta lo relativamente sencillo y rápido que resulta realizarse las sesiones, cuatro meses de separación entre las mismas es razonable, pero no deja de ser una desventaja el hecho de tener que volver periódicamente a aplicarse el tratamiento. Esto va ligado a su precio, ciertamente mucho más bajo que una pasantía por el quirófano, pero no demasiado barato si consideramos que hay que repetir sesión en pocos meses. También puede ocurrir que si comenzamos a aplicarnos Botox a una edad demasiado temprana (por ejemplo mediados los treinta años), el efecto acabe siendo contraproducente; a la larga los músculos faciales que tensan la cara se relajan, haciendo que las arrugas aparezcan antes y se tornen más pronunciadas.

Más riesgos: existe la posibilidad, achacable únicamente a un error del médico, de que durante la aplicación se congelen por error zonas de la cara que no nos interesaba tocar, por lo que durante un tiempo nuestra expresión no será exactamente la que deseamos y hasta podemos encontrar cierta dificultar en mover partes como los labios o los párpados. Otro problema radica en el hecho de que la aplicación de este producto no es tan sencilla como parece. Puede ser dolorosa y causar muchas molestias, y además es probable que nos cause morados en la zona, tal como le ocurrió a la celebridad estadounidense Kim Kardashian.

En suma, los riesgos son pocos y no demasiado graves. Sin embargo, siempre es recomendable utilizar métodos más amables con nuestro cuerpo, aunque requieran un mayor esfuerzo por nuestra parte. Los expertos aseguran que muchos productos naturales ayudan a retrasar la aparición de las molestas arrugas (seguramente hablemos de este tema en próximos artículos) y también son beneficiosos la buena alimentación, el ejercicio diario y mantener el estrés bajo control.

Pinterest

Enviar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>